jueves, 6 de abril de 2017

Porque dueles, amor.

Necesito una razón, un por qué
porque quieres que me quede,
pero no sé el motivo.
Dame una buena razón para quedarme
y juro por mi vida
que no me iré. 
Oh, sí, si amar fuese fácil,
si vivir también lo fuera…
Habría demasiadas personas
enamoradas, demasiadas
personas vivas.
Yo sería una de ellas, pero
aquí estoy, 
esperando un segundo,
apenas un instante en el que
no sienta que mi vida se escurre.
En que no sienta que me pierdo.
Que me faltan fuerzas, que luego
no recupero.
Sólo quiero seguir escuchando
tu nombre.
Una y otra vez,
martirio al alma, suplicio de mi vida.
Tú y sólo tú.
Dame una razón,
una buena, que me deje
con ganas de amarte
aunque sea una vez
más.
Porque hasta ahora
sólo oigo voces vacías
que le lloran al viento
por verme volver.
Pero no vuelvo, porque
si lo hago me pierdo
y ya no sé qué hacer.
Pero te amo, y duele.
Dueles mucho, mi amor.





lunes, 3 de abril de 2017

Aviso de ausencia

¡Hola a todos! 

¿Cómo están? Espero que muy bien. 

Sé que hemos estado muchos días sin publicar nada, sin aparecernos siquiera por el blog. Pero es que tenemos una razón que queremos compartir con ustedes para que no piensen que ya abandonamos el blog, porque eso es lo que menos queremos en estos momentos. El problema en sí, es que desde el miércoles comenzamos con un alerta meteorológico en la ciudad que anunciaba fuertes lluvias. Y así fue como sucedió, solo que el verdadero temporal comenzó el jueves. Empezó con una tormenta eléctrica que en menos de veinte minutos dejó gran parte de las calles de la ciudad inundadas. Cesó luego la lluvia, pero más tarde comenzó a bajar de nuevo. El cielo estaba oscuro, la visibilidad era casi nula y así fue como todo se desmoronó. La lluvia cayó durante casi dos días sin detenerse ni un minuto. La cantidad de agua que cayó sobre la ciudad es lo que se supone debe llover en dos años. Toda esa cantidad de agua en menos de dos días. Demás está decir que muchas personas quedaron a la deriva, sin hogar, sin ropa. Sus viviendas destrozadas. Algunos quedaron atrapados en medio del temporal. Las calles era imposible circularlas porque el agua corría con la velocidad de un rápido. ¡Si hasta se llevó una camioneta al mar! Claro que no fue éste el único auto que arrastraron las aguas. Fue una desgracia para la ciudad porque quedó totalmente destrozada. Se lo consideró catástrofe ambiental, similar a los destrozos que deja un terremoto. Aún hoy, hay gente que todavía no puede salir de sus casas. Se ha tenido que evacuar a muchos a centros de asistencia y las rutas quedaron cortadas. Un desastre totalmente lamentable y aterrador. Gracias a Dios, nosotros estamos bien. 

Con todos estos desastres que causó el agua las redes de comunicación, tanto de WiFi como las líneas de celulares, se cayeron. Con los celulares se puede agarrar escasa señal de a ratos, pero por lo demás no se puede. No hay Internet y es por eso que nos ausentamos tanto tiempo. Además, claro, de tener que estar sacando agua desde el interior de nuestros hogares. 

Solo queríamos que ustedes sepan el motivo de nuestra ausencia, y en la medida que podamos vamos a responder sus comentarios. Y en cuanto las redes se arreglen, vamos a publicar nuevo contenido otra vez. Por el momento, les agradecemos por la paciencia y que sigan pasándose por el blog

Esperamos estar pronto con ustedes de nuevo. 

¡Nos leemos!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...